De nuevo a semifinales (2-2)

Poco podemos decir del partido de hoy por que seguramente tod@s lo habréis visto.
Podemos discutir sobre la titularidad de Beto, hablar del penalty señalado a Vitolo, comentar la desgraciada lesión de Pareja o del incasable Gameiro…¿pero acaso importa ya eso?.

¿No estamos en estos momentos celebrando un nuevo éxito europeo, una nueva clasificación a semifinales, un nuevo pase épico?, pues dejemos el resto para aquellos que llevan años coleccionando camisetas de todos los rivales que se nos han cruzado en el camino y a los que hemos dejado atrás.

El campeón sigue adelante, por que a casta y coraje no nos gana nadie.

Dadle al play y disfrutad otra vez.

Felicidades a todo el sevillismo y es especial al que esta noche ha acudido al local de la Peña a vivir un nuevo éxito de los nuestros. Si juntos somos invencibles, no te quedes en casa.

Despedida de Campeón

Podríamos decir, que la Europa League ganada el año pasado, se consiguió gracias a la sensación de que ningún resultado, ni siquiera un 0-2, podría parar a un equipo en su afán por recuperar “su” Copa.

Daba igual el rival, no importaba el resultado de ida, ni un resultado adverso cuando ya parecía que nada se podía hacer. El Sevilla y sobre todo el sevillismo, creía.

Y a medida que iban pasando eliminatorias, tandas de penalties, goleadas, e incluso goles de infarto en el tiempo añadido, esa sensación de fe, de sentirse imparable, iba en aumento.

Y así, después de dejar en la cuneta a equipos considerados favoritos, el Sevilla, el sevillismo y la casta y el coraje de ambos, gritamos al cielo al ver a nuestro capitán levantar una Copa que nos pertenece.

El jueves el equipo vuelve a enfrentarse a un partido crucial en esta nuestra competición, un partido que necesitará de la creencia, convencimiento y fe de todos los que sentimos ese escudo en el pecho y para que los jugadores empiecen a empaparse, a sentir que con esa camiseta pueden tornarse invencibles, los Biris, los Guardianes de Nervión, han ido hoy a despedirlos al aeropuerto, antes de partir hacia la fría Rusia.

Y nada mejor contra el frío que el calor de tu gente.

Y ya sabemos de qué somos capaces si vamos todos a una, unidos, con un sólo objetivo: VOLVER A SER CAMPEONES.

¡Vaya puntazo!

Dice el refrán “las cosas por la mañana cambian de color”. Hoy, en cambio, los sevillistas de Barcelona hemos amanecido con la misma sensación con la que ayer, algunos un poco tarde, nos fuimos a dormir.

El inicio del partido, con un RSP lleno hasta la bandera y entonando el himno del Centenario que tanta envidia sana produce entre los aficionados al fútbol, respondió al guión inicial previsto. El Barça, con control de balón, y el Sevilla, con la línea defensiva muy atrás. Nuestro problema fue que el Barça jugó los mejores 35 minutos de la temporada y el Sevilla no pudo robar y salir a la contra, ni tampoco usar el juego directo, salvo en la jugada inicial (cosa ya habitual). Es decir, se perdían las señas de identidad del equipo y como consecuencia, un balón colocado al palo largo por Messi y una falta de Neymar que limpió la escuadra derecha de la portería de Sergio Rico ponía el 0-2.

Todo cambiaba cuando Banega, que parece resucitado para el fútbol de élite, se sacó un derechazo ante el que no pudo hacer nada el portero del Barça. Bravo!!!!

El 1-2 y el descanso dio alas para la esperanza. Y así fue. El Sevilla demostró “que nunca se rinde” y otra vez los cambios fueron decisivos. Tras varias ocasiones, en el tramo final del partido, un balón robado por la perla Reyes, con pase en profundidad para Aleix Vidal (vaya partidazo del noi de Valls) quien, generosamente, asistió a Kevin Gameiro, para que pusiera el empate. Oh la la!!!

IMG_20150412_110521

Hubo tiempo para poco más. El árbitro pitó el final y la grada rindió homenaje a un sevillista que, por motivos de trabajo, ahora reside en Barcelona. Es el de Ivan Rakitic un caso similar al de muchos de nuestros peñistas. Uno di noi.

IMG_20150411_225512

Vuelve @IvanRakiticFcb

Escribía ayer nuestro amigo Boni (@maldinisfc) un pedazo de artículo sobre el retorno del que fuera nuestro capitán Iván Rakitic, al Estadio donde tantas tardes de gloria nos dio a todos los sevillistas y hemos creído conveniente sumarnos a , por llamarlo de alguna manera, su “iniciativa”.

El artículo en cuestión es este.

Se refería Boni, a la absurda posibilidad de que Iván Rakitic sea recibido el sábado en Nervión con pitos o indiferencia algo que queremos creer que no pasará.

Es cierto que ahora Iván Rakitic luce otra camiseta, es verdad que defiende otro escudo, pero también lo es que gracias a la forma que tuvo el croata de defender el nuestro, el Sevilla volvió de nuevo al candelero futbolístico que tuvo su colofón en la consecución de la tercera Copa de la UEFA el pasado mes de Mayo en Turín.

Once Rakitic querríamos nosotros en nuestro equipo. Once por que no pueden jugar más. Un tipo que luchó, peleó y defendió nuestra camiseta como lo haríamos nosotros y que, cometió el “horrible pecado” de querer mejorar en su vida laboral. ¿Acaso no haríamos todos lo mismo?.

Rakitic no fue un jugador cualquiera. Como no lo fue Alves ni otros tantos jugadores que tras partirse el pecho por nuestros colores, decidieron seguir su carrera futbolística en otros equipos de mayor historial deportivo. El Croata además, tuvo el orgullo de lucir el brazalete de capitán del Sevilla FC y eso, perdonen ustedes, es un honor al alcance de muy pocos.

Y para los que aún tengan dudas respecto al recibimiento que el rubio croata se merece este domingo, les dejamos un vídeo. Un vídeo que por encima de todo contiene una escena, una frase: ” Es nuestro Estadio, nuestra ciudad”. Lo que pasó después creo que ya todos lo recordamos.

Señoras y señores, pónganse en pie que nos visita D. Iván Rakitic.