Mi pequeño Nervión

Os dejamos un texto que, hasta el momento, se ha publicado en el Sevilla-Stones Blog y en la página de ElSevilla.com.

«Como cada semana, rastreo todos los rincones de la red para saber cuál será el horario del próximo partido de mi Sevilla.

Navego por la Web de la LFP, googleo, pregunto a los que siempre se enteran antes de todo, hasta que al final obtengo la información.

Ya tengo el día y la hora, ahora toca preparase para el evento.

Todavía queda mucho, más de una semana, pero ya tengo el partido en la cabeza.

Hablo con los que siempre me acompañan a mi pequeño Nervión, les pregunto si ese día volverán a estar a mi lado y me alegro enormemente cuando compruebo que volveremos a estar allí alentando al equipo.

Esta vez no va a fallar nadie, estaremos todos. Hay que tenerlo todo preparado, la bufanda, la bandera y la camiseta.

Llamo a los que viven cerca de casa, los convenzo para que no fallen y quedo con ellos cerca del parking para irnos juntos.

A medida que se acerca el día crecen los nervios y las ganas, comentamos la actualidad del partido a través del correo, nos enviamos algún sms y hacemos broma intentando que el tiempo pase más rápido.

Ya ha llegado el día y los nervios están en su punto más álgido. Es día de fútbol, día de volver al pequeño Nervión.

Es día grande.

Es día de Sevilla FC.

Recojo a l@s compañeros, especulamos sobre el posible once inicial y escuchamos la radio para enterarnos de la última hora.

Una vez en los alrededores buscamos aparcamiento, nos cruzamos con al gente que va llegando, dejamos el coche y rápidamente corremos hacia allí para coger sitio.

Ya dentro tomamos asiento, saludamos a los que ya están allí y miramos hacia la puerta esperando a los que faltan.

Antes del inicio le pido a Angelita el papel y el Boli para apuntar los resultados de la porra que nunca falta, llegan los más exaltados, cánticos, abrazos y sobre todo sevillismo.

Empieza el partido, las manos en la boca, los saltos en cada córner intentado rematar el balón. Se escuchan los primero “uy”, la cosa se anima, el trío calavera canta mientras los demás les seguimos. El ambiente va subiendo proporcionalmente con al tensión.

Llega la jugada, pase a banda, centro y ¡GOL!.

Se desata la locura en el pequeño Nervión.

Abrazos, gafas que vuelan, gente encima de las sillas y alegría, mucha alegría.

Uno se gira y pide cerveza para celebrarlo. Cruzcampo, claro.

Llega el descanso y con él el momento de la cena. Aparecen los bocatas, las tapas de pincho y los calamares.

La gente aprovecha para comentar las jugadas polémicas e incluso para ir al baño. Todo con tal de no perderse nada en la reanudación.

Pasan los 15 minutos y volvemos al lío.

Otra vez la jugada, el pase y el ¡GOL!.

La locura se desata, se libera la tensión. La victoria está más cerca y eso se nota. Alguno aprovecha para comprobar que hasta el momento acierta la porra y hace la típica broma de señalar el final del partido.

Pasa el tiempo pero el ánimo sigue como al principio. Bromas, chistes, cánticos y palmas.

Esta es la afición del Sevilla FC.

Estamos en el pequeño Nervión.

El árbitro señala el final. Aplausos, abrazos y a pensar en la siguiente cita.

Toca volver al coche, pero sabiendo que no habrá caravana.

En este nuestro Estadio no hay colas a la salida.

Estamos en Esplugues de Llobregat, en la Peña Sevillista @ 1000 Km. De Nervión.

Estamos en nuestro pequeño Nervión.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *