A lo Jiménez

El Sevilla FC se alzó anoche con la victoria en un disputado duelo frente al Atlético de Madrid, victoria que le afianza en la tercera plaza y distancia a los colchoneros, un rival directo por las plazas Champions, a ocho puntos de distancia más el goal average.

El partido comenzó con sorpresa en la alineación, debutando como titular el argentino Perotti en banda izquierda y relegando a la suplencia al almeriense Diego Capel, que tuvo que entrar en juego cuando en el minuto once se produjo la jugada desgraciada del partido, que provocó la retirada en camilla del colombiano Perea y de Romaric. Ambos han necesitado asistencia médica pero se encuentran fuera de peligro, el marfileño con 16 puntos de sutura en la cabeza y el colchonero con traumatismo cranoencefálico.

A partir de entonces cambió el dibujo táctico del Sevilla dejando el centro del campo para la dupla Fazio Renato con Navas y Capel intercambiando bandas y Perotti ayudando al gigante Kanouté en punta de ataque. Pocas ocasiones, la más clara una en boca de gol de Forlán que incomprensiblemente hizo lo más difícil mandando el balón al larguero desde la misma línea de gol.

Durante la segunda parte más de lo mismo. El Sevilla introdujo todo lo ofensivo que tenía en el banco, con Acosta en punta de ataque con la idea de volver a ser el revulsivo que necesitaba el encuentro y a falta de cinco minutos José Carlos en el lugar de Diego Capel. El Atlético de Madrid parecía decidido a dar por bueno el empate hasta que la salida de Kun Agüero y Maxi Rodríguez le dio mayor calidad. De hecho una falta cometida por manos fuera del área de Palop acabó con un gran remate del argentino en el que nuestro portero volvió a mostrarse inconmesurable con un paradón colosal.

Y llegaron los minutos finales. Como en la semifinal de Copa frente al Athletic de Bilbao. Como frente al Espanyol. Cambiando de protagonista, esta vez no fue Acosta, ni Kanouté, le tocó a Jesus Navas aprovechar un pase interior de Fazio para de preciso toque con el exterior del pie batir a Leo Franco y hacer que los tres puntos se quedaran en Nervión.

Como decimos en el titular, el Sevilla ganó a lo Jiménez. Es misión del lector en estos momentos darle el contenido que él crea oportuno. Porque aquí tendremos el que diga que se ganó con un juego ramplón, en los últimos minutos gracias a la genialidad de uno de los de siempre, el Duende de Los Palacios, jugador que el otro día daba asistencias de gol y hoy la ha materializado. También encontraremos al lector resultadista, aquel que piensa que bien está lo que bien acaba, se queda con los tres puntos y la enorme alegría que produce una victoria en estas condiciones. Y frente a un rival directo. Y frente a un rival al que gusta ganar.

Elija usted mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.