Todo a su tiempo

Después del empate en Pamplona y la victoria de ayer del Atlético de Madrid, la situación del equipo sigue siendo más o menos la misma pero con una jornada menos.

Si hasta el sábado nuestros principal perseguidor era el Valencia, con el que teníamos una diferencia de 4 puntos, ahora el equipo que lucha por desbancarnos de la tercera plaza es el Atlético de Madrid con el que tenemos la misma ventaja (3 puntos más el average vendrían a ser 4 puntos).

Así pues el sábado el equipo tiene una oportunidad de oro para certificar esa tercera plaza de forma matemática y concluir así una temporada que ha tenido bastantes altibajos, tanto en lo deportivo como en lo anímico.

La importancia de ese partido es tal que ahora mismo el sevillismo, bajo mi humilde opinión, no debe caer en debate que poco ayudan a los nuestros y tiene que centrar todas sus miras en apoyar y sumar para llevar al equipo en volandas a la victoria ante el Depor.

Está claro que el ambiente está algo enrarecido, que hay jugadores que manifiestan abiertamente su descontento con algunas decisiones técnicas y que los planteamientos podrían ser mejores, pero por encima de todo, por encima de esos debates, lo que debería predominar en las ganas de que el equipo consiga el hito de clasificarse de forma directa, para disputar la mejor competición mundial de clubes.

Eso es ahora mismo lo que nos debe preocupar.

Cada cosa tiene su momento y el nuestro, ahora mismo, pasa por animar a los nuestros, desde el primero hasta el último, para conseguir el ansiado objetivo.

Ahora es momento de estar unidos, de demostrar fortaleza, de «fer pinya» y tirar hacia delante. Como ejemplo claro tenemos al Espanyol. Los periquitos, han dejado de lado los errores cometidos hasta ahora, la mala planificación, etc y se han unido para conseguir un objetivo: la salvación. Sus aficionados han pasado de silbar al equipo a acompañarlos en masa por los diferentes campos de primera hasta conseguir casi de forma matemática su permanencia en primera el año que viene.

Ese debe ser nuestro camino.

dejar

Debemos estar todas a una, animar, apoyar al equipo a marcar ese gol que nos de la victoria y una vez con el billete de Champions en la mano, expresar nuestro sentir por la temporada vivida.

Ahora tocar estar con los nuestros, luchar por el objetivo marcado y luego será la hora de hacer balance.

Cada cosa tiene su momento y ahora el nuestro, es estar con el equipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *