El hundimiento

No tengo palabras.

Quizá es por que me falta el aire de tanto reir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *