Archive for Sevilla FC

El Sevilla ficha a Negredo

Ya es oficial.

Después de un larguísimo día de especulaciones, rumores y comentarios, hace tan sólo unos minutos que el club, a través de su página web, ha hecho oficial el fichaje de Negredo.

Aunque no ha trascendido el montante final del fichaje, éste rondará los 15 millones y el R.Madrid tendrá una opción de recompra en los dos primeros años de su contrato.

Con este fichaje, el Sevilla añade a su plantilla a uno de los mejores delanteros nacionales que, sumados a los Luis Fabiano, Kanouté y compañía, nos permiten tener una de las mejores delanteras de nuestra historia en una temporada que se presenta ilusionante pero también muy dura con la participación en 3 competiciones y con la Copa de África de por medio.

El jugador será presentado mañana en un recinto de ensueño, la Plaza de España de Sevilla, a partir de las 13 h. en lo que promete ser un acto multitudinario donde todos los sevillistas podrás demotrarle a Negredo que su lección ha sido acertada.

Os dejo el vídeo con sus mejores goles para que os vayáis haciendo a la idea del gran fichaje que ha hecho el club.

D.Prieto cedido al Xerez

Sigue abierta la operación salida en el Sevilla FC y esta tarde hemos tenido un nuevo episodio con la cesión de D.Prieto al Xerez Deportivo.

El canterano, tras perder la confianza del míster, cambiará de aires para tener minutos en el único equipo de primera división de la carretera de Cádiz.

El caso de Prieto es curioso, pues durante mucho tiempo ocupó un puesto de titular en el once sevillista, pero tras el nefasto partido de semifinales de Copa en La Catedral, el jugador empezó a desaparecer de los onces y poco a poco de las listas de convocados.

El jugador se marcha cedido por un año sin opción de compra y el Xerez se hará cargo de la totalidad de su ficha.

Desde aquí le deseamos a Prieto un feliz regreso a Xerex, donde ya jugó  hace 3 años y, como no, un feliz regreso en el futuro para defender los colores de su Sevilla.

Buena suerte crack.

El Carranza camino de Sevilla

El Sevilla vuelve a ser campeón del Trofeo R. de Carranza, uno de los más prestigiosos torneos veraniegos que se disputan en la pretemporada.

Una vez más, el partido no ha sido nada del otro mundo pero, una vez más, el Sevilla ha salido victorioso. Esta parece ser la tónica de nuestros partidos y creo que a los que nos gusta el fútbol con un poquito más de brillantez de la mostrada en estos partidos, tenemos que ir acostumbrándonos a ver a un equipo fuerte y seguro, capaz de especular 90 minutos para acabar ganando en una jugada aislada.

Ese es el Sevilla de hoy en día, capaz de presionar hasta asfixiar al rival pero incapaz luego de jugar bien el balón.

Los nuestros tiene la lección muy bien aprendida, no dan un balón por perdido, pelean hasta la extenuación, no se complican con el balón en defensa y por encima de todo, presionan al rival haciendo inútil su esfuerzo. El problema aparece cuando son los nuestros los encargados de crear fútbol y ahí es donde se ven las carencias que arrastramos, muchas ya desde al temporada pasada.

Durante los 90 minutos hemos visto como el equipo no dejaba jugar a los coruñeses, recuperaba rápidamente el balón pero, tan pronto como lo tenía, lo perdía en un mal pase, una mala apertura o una mala elección de la jugada.

A diferencia de lo que pudimos ver en las semifinales, hoy eran los nuestros los que intentaban llegar al área rival, los que llevaban el peso del partido, pero sin saber traducir ese dominio en ocasiones de gol.

Al final del primer tiempo, la sensación de superioridad era clara, pero el marcador seguía como al principio y volvíamos a tener la sensación de que los primeros 45 minutos habían vuelto a sobrar.

En la reanudación la cosa pintaba igual pero parecía claro que, tarde o temprano iba a llegar nuestro gol. Ver un partido de los nuestros empieza a parecerse a un partido de la selección italiana, sabes que el tiempo va pasando, que el partido es lento y sin fútbol, pero sabes también que en una jugada aislada la calidad de alguno de nuestros jugadores va a resolver la papeleta.

Y así ha sido.

Tras unos momentos de dominio deportivista, coincidiendo con la entrada de Valerón al campo (que gusto da verle jugar, qué forma de ver el pase que nadie ve…¡Del Nido fíchalo!), los nuestros han vuelto a ponerse el mono de trabajo, y en una jugada a balón parado botada por un magistral Duda, Escudé ha rematado al fondo de las redes de Aranzubia el gol que a la postre nos ha dado el torneo.

Era lo que se esperaba, lo que se veía venir.

Es como si siempre hiciésemos lo justo, ni un pizca más.

Y con ese poquito el Sevilla sigue agrandando su leyenda y se vuelve a coronar campeón, por segundo año consecutivo, del torneo veraniego por excelencia.

Antes de acabar creo que es justo elogiar a Adriano por el gran partido que se ha marcado, así como a Duda y Varas y confirmar que a Koné le falta gol, pero sobre todo las ganas de intentarlo, pues una y otra vez cae en el error de querer meterse dentro de la portería con el balón.

Este es el Sevilla que tenemos, un equipo con mucho oficio y las ideas claras, que no enamora con su juego pero que vence, aunque no convence, siempre con la ley del mínimo esfuerzo.

Han sido dos partidos sin brillantez pero con mucha eficacia, en los que nos hemos enfrentado a rivales de categoría y donde hemos ganado los dos partidos sin encajar un solo gol.

La receta funciona, puede gustar más o menos, pero por ahora funciona.

Somos campeones…otra vez.

Casi lo mismo (2-0)

Antes de empezar con el partido, quiero hacer mención al nuevo contrato publicitario suscrito por el club con al casa de apuestas asiática 12Bet. Según leo en la web del club, el acuerdo alcanzado permitirá al club ingresar el doble de dinero del que se ingresaba con el anterior patrocinador y eso, al fin y al cabo, es lo que nos debe importar.

Bueno eso y alguna otra cosa….pues las primeras noticias decían que el logo iba a ser BET y claro, eso no es cualquier cosa.

¿BET en la camiseta del mejor equipo de Andalucía?.

Cuando lo he leído me ha venido han venido a la cabeza los rumores de la camiseta verde para la Champions y me he dicho, “sólo falta jugar de verde y con BET en el pecho”.

Por suerte sólo ha sido un falso rumor (otro más) y cuando he visto a los nuestros saltar al terreno de juego me he quedado más tranquilo ;).

Bueno y ahora a por la crónica, aunque antes de empezar quiero decir que “chapeua”, vaya CHAPÓ.

Y ahora sí, vamos allá.

Me ha resultado curioso comprobar como el equipo sigue siendo, aún con las nuevas incorporaciones, un calco del que teníamos el año pasado.

Como pasaba en la Liga pasada, el equipo ha jugado más bien poco, ha estado lento, con dificultades en la creación y dedicando los primeros 45 minutos a ver pasar el tiempo.

Jiménez ha empezado con Palop en la portería, una defensa de cuatro con Konko, Drago, Squillaci y Navarro, con Perotti, Zokora, Duscher, Capel y J.Carlos en el centro y con Kanouté como único delantero.

No voy a entrar a valorar mucho los jugadores utilizados, pues es cierto que para el partido de esta noche, el equipo tenía numerosas e importantes bajas, pero de ahí a utilizar ese argumento como excusa para el pobre fútbol mostrado esta noche hay un trecho.

El primer tiempo ha sido soporífero, así de claro. Un partido que nunca le enseñarías a alguien que no sabe lo que es el fútbol.

Los nuestros, como ya hicieron en mucho partidos de la Liga pasada, se han dedicado a verlas venir, a esperar atrás dejando el dominio del balón a los valencianistas y, viendo que estos tenían mucha posesión pero poco peligro, ha seguido así hasta el pitido final del primer tiempo.

En este periodo, lo más destacable no ha sido el fútbol, básicamente por que no ha habido, si no la vergonzosa actuación del trencilla de turno, que ha pitado creyéndose en la final de la Champions, expulsando a Jiménez por protestar, y con razón, su pésima actuación.

En el segundo tiempo las cosas han cambiado algo, sobretodo por que en el primer acercamiento del equipo, Adriano, que había sustituido a Capel, anotaba el primer gol tras una preciosa pared con Perotti.

Sin hacer prácticamente nada, los nuestros se ponían por delante y, viendo la incapacidad de los chés, parecía que era un paso enorme para la final. Era una nueva demostración de pegada, de como sacar petróleo a una jugada aislada sin haber hecho casi nada hasta entonces.

Vaya, lo mismo que en muchos partidos de la temporada pasada.

Como se esperaba tras el gol, los valencianistas se estiraron en busca del empate, pero seguían en la tónica de mucho toque y poco peligro y así, entre los estériles intentos levantinos y los múltiples cambios, el partido se iba apagando poco a poco.

Cuando el resultado ya parecía definitivo y casi en los minutos del añadido, Duda botaba una falta al centro del área y Koné, muy activo pero poco acertado hasta el momento, hacía el segundo de la noche en un precioso cabezazo.

De este modo, con un fútbol tedioso y lento y con una alarmante falta de ideas en el centro, los nuestros siguen en la línea del “año” pasado, una línea que si bien nos llevó a lograr una maravilloso tercer lugar en la tabla, siempre nos dejó con un sabor amargo por el fútbol desplegado, y parece que este año, visto lo visto, va a seguir siendo así.

Está claro que en el fútbol como en todos los deportes, lo principal es ganar, pero también es cierto que hay muchas formas de hacerlo y siempre es más bonito hacerlo jugado bien al fútbol.

Llamadme romántico, pero aunque me alegro muchísimo por la victoria de esta noche, yo de mi equipo espero algo más.