Prefiero ganar siempre

Se acerca el partido de vuelta de la eliminatoria copera y una vez más, «gracias» a la prensa deportiva de la ciudad de Sevilla, parece que el equipo no vuelve a jugar hasta el miércoles que viene.

Si leemos las noticias que van surgiendo en torno al equipo, comprobaremos como la gran mayoría hablan del partido contra el Athletic, pero no del más próximo en liga si no del copero.

Que si las entradas no son las que tenían que ser, que si Escudé y Luis Fabiano no tienen segura se presencia….

Parece que una vez más hemos aparcado la memoria y no recordamos lo que nos ha tocado sufrir este año cuando se acercaba un partido copero.

Después de perder la ida de cuartos de final en Valencia, toda la actualidad del equipo giró en torno al partido de vuelta, dejando de lado el partido liguero contra el Racing. Desde el club se hizo un llamamiento a la afición y al entorno para que las cosas siguieran el orden establecido, partido a partido, sin dejar de lado ningún compromiso, pero se hizo caso omiso y con la cabeza más puesta en remontar la eliminatoria que en sumar los 3 puntos el juego, el equipo fue vapuleado en Nervión por el Rácing de SAntander (0-2).

Superada la eliminatoria copera, se repitió el mismo episodio: todas las miradas puestas en la ida de semifinales dejando de lado la Liga.

¿Resultado?, derrota en el Molinón (1-0).

Con el buen sabor de boca dejado por el partido de ida de semis, más por lo heróico de la victoria que por el resultado, llegó el partido contra el equipo del ex-aparcacoches del Ramón Sánchez Pizjuán con el resultado de sobras conocido.

Cuando definitivamente se aparcó la Copa y el equipo dispuso de el tiempo y la atención suficiente para encarar los partidos ligueros, la victorias empezaron a llegar, consiguiéndose la victoria en Montjuic y en casa ante el Atlético de Madrid.

Ahora que se acerca la vuelta de la eliminatoria Copera, todas las miradas vuelven a centrarse en ese partido, omitiendo que el sábado el equipo tiene un encuentro muy importante para consolidarse, aún más, en las posiciones que dan acceso a la Liga de Campeones.

En mi opinión, des de el club, se debería evitar hacer declaraciones o comentarios sobre cualquier otro partido que no sea el del sábado, más aún sabiendo como nos ha ido hasta ahora.

Ya está bien de decir que es mejor ganar el miércoles o que lo importante es el partido de Copa. Lo importantes es ganar siempre, el sábado y el miércoles y para ello, lo mejor es ir pasito a pasito.

El primer partido es el sábado, con 3 importantes puntos en juego.

De lo que venga después ya hablaremos el domingo.

Calendario adulterado

Visitando alguno de los portales deportivos sevillanos (que no sevillistas) uno se puede dar de bruces con una noticia que demuestra que el calendario de esta Liga es insostenible.

Si la acumulación de partidos no era ya un suficiente problema, ahora hay equipos que tienen que sufrir además las inclemencias climatológicas.

dibujo

Uno de los claros ejemplo se vivió el pasado sábado en Madrid. Al parecer el equipo local, aprovechándose de su mejor aclimatación a las elevadas temperaturas habituales de esta época del año, no sólo goleó si no que humilló a su adversario.

Eso es un claro ejemplo de adulteración de la competición y hay que denunciarlo, sobre todo después de ver como algunas eliminatorias coperas de esta misma temporada, se han jugado en Estadios que parecían más piscinas que campos de fútbol. Está claro que con el fresquito de la lluvia y los campos anegados de agua sí se puede jugar al fútbol, pero en las condiciones en las que jugó el otro día el otro equipo de la ciudad no.

En Madrid, un sábado de Febrero a las 20 h. no se debería permitir nunca que se jugase un partido y por eso desde este blog nos solidarizamos con la denuncia realizada por el ex-aparcacoches del Estadio Ramón Sánchez Pizjuán.

En el Bernabéu se debe jugar en Diciembre (3-4) o en Junio (1-0, Final de Copa), pero nunca en en Febrero.

No al fútbol en las calurosas tardes de Febrero en Madrid.

Mala jornada para los árbitros

Hay gente que dice que la Liga Española es la mejor liga del mundo y, aunque sí es cierto que cuenta con el mejor equipo del mundo (el Sevilla claro está), para poder presumir de eso antes debería tomar medidas con los árbitros encargados de dirigir sus partidos.

Viendo los resúmenes de los partidos de esta jornada, llama la atención el elevado número de penalties señalados y sobre todo lo riguroso de esos penalties.

Mirando los partidos de ayer, encontramos que en 4 de los 6 encuentros disputados, los árbitro señalaron el punto de penalty y lo más curiosos es que ninguno de ellos se puede considerar penalty claro.

En Valladolid, Iñaki Bea cargó contra Eliseu dentro del área y éste no dudó en precipitarse en cuanto notó el contacto. Megía Dávila lo consideró penalty que acabó suponiendo el 0-2 para el equipo malacitano. El partido acabó con la indignación de la afición vallisoletana y con el entrenador local, Mendilíbar, expulsado.

En Huelva, el partido fue dirigido por Rodríguez Santiago y también estuvo cargado de polémica. Al jugador almeriense Piatti le bastaron unos segundos para, quizá, hacer falta sobre Bouzón, llevarse el balón con el brazo al estilo ‘globetrotter’ y forzar el penalti que precedió al gol de Negredo. Otro penalty dudoso y otro árbitro desacertado.


En el Ono Estadi, el Mallorca se hizo con tres valiosos puntos frente al Racing, merced a un penalti más que dudoso señalado por Velasco Carballo a pocos minutos del final. Toño paró el penalti, pero Jurado cazó el rechace y dio aire a su equipo.  En este caso, como en el anterior de Huelva, el penalty sirvió para que uno de los equipos sumara puntos y dejó también al equipo perjudicado sin su entrenador, ya que Muñiz también fue expulsado.

Por último, en el partido disputado en Getafe Ayza Gámez señalaba un penalti a favor del Athletic por un riguroso agarrón a Llorente por parte de Mario. Viendo la repetición creo que catalogarlo de riguroso es ser demasiado benévolo.

Lo curioso del tema es ver como todos los penalties se señalaron en la jornada dominical, como todos fueron por supuestos empujones y no por entradas y como ninguno de ellos fue claro.

Pero sin duda alguna, lo más curioso de todo es estar hablando de árbitros y no haber mencionado a Pérez Lasa tras haber pitado en Nervión.

A lo Jiménez

El Sevilla FC se alzó anoche con la victoria en un disputado duelo frente al Atlético de Madrid, victoria que le afianza en la tercera plaza y distancia a los colchoneros, un rival directo por las plazas Champions, a ocho puntos de distancia más el goal average.

El partido comenzó con sorpresa en la alineación, debutando como titular el argentino Perotti en banda izquierda y relegando a la suplencia al almeriense Diego Capel, que tuvo que entrar en juego cuando en el minuto once se produjo la jugada desgraciada del partido, que provocó la retirada en camilla del colombiano Perea y de Romaric. Ambos han necesitado asistencia médica pero se encuentran fuera de peligro, el marfileño con 16 puntos de sutura en la cabeza y el colchonero con traumatismo cranoencefálico.

A partir de entonces cambió el dibujo táctico del Sevilla dejando el centro del campo para la dupla Fazio Renato con Navas y Capel intercambiando bandas y Perotti ayudando al gigante Kanouté en punta de ataque. Pocas ocasiones, la más clara una en boca de gol de Forlán que incomprensiblemente hizo lo más difícil mandando el balón al larguero desde la misma línea de gol.

Durante la segunda parte más de lo mismo. El Sevilla introdujo todo lo ofensivo que tenía en el banco, con Acosta en punta de ataque con la idea de volver a ser el revulsivo que necesitaba el encuentro y a falta de cinco minutos José Carlos en el lugar de Diego Capel. El Atlético de Madrid parecía decidido a dar por bueno el empate hasta que la salida de Kun Agüero y Maxi Rodríguez le dio mayor calidad. De hecho una falta cometida por manos fuera del área de Palop acabó con un gran remate del argentino en el que nuestro portero volvió a mostrarse inconmesurable con un paradón colosal.

Y llegaron los minutos finales. Como en la semifinal de Copa frente al Athletic de Bilbao. Como frente al Espanyol. Cambiando de protagonista, esta vez no fue Acosta, ni Kanouté, le tocó a Jesus Navas aprovechar un pase interior de Fazio para de preciso toque con el exterior del pie batir a Leo Franco y hacer que los tres puntos se quedaran en Nervión.

Como decimos en el titular, el Sevilla ganó a lo Jiménez. Es misión del lector en estos momentos darle el contenido que él crea oportuno. Porque aquí tendremos el que diga que se ganó con un juego ramplón, en los últimos minutos gracias a la genialidad de uno de los de siempre, el Duende de Los Palacios, jugador que el otro día daba asistencias de gol y hoy la ha materializado. También encontraremos al lector resultadista, aquel que piensa que bien está lo que bien acaba, se queda con los tres puntos y la enorme alegría que produce una victoria en estas condiciones. Y frente a un rival directo. Y frente a un rival al que gusta ganar.

Elija usted mismo.